sábado, 3 de julio de 2010

Street Fighter, la Leyenda, todo parecido con el videojuego es pura coincidencia



Título Original: Street Fighter, the Legend of Chun Li (2009)
Director: Andrzej Bartkowiak
Guión: Justin Marks
Actores:
Kristin Kreuk, Chris Klein, Neal McDonough, Robin Shou, Moon Bloodgood, Josie Ho, Taboo, Michael Clarke Duncan, Pei-pei Cheng, Edmund Chen




Street Fighter, la Última Batalla tiene un lugar de honor en la historia del cine, por ser sin lugar a dudas la peor película de Van Damme, el peor testamento cinematográfico posible para el gran Raul Julia, la peor adaptación que se ha hecho sobre un videojuego, y sobre todo, la peor comedia inintencionada de la historia del cine o por ahí le anda. Pasaron bastantes años hasta que Capcom decidió retomar de nuevo los films en imagen real sobre uno de sus videojuegos más rentables y gracias a esto (es un decir) el pasado 2009 vio la luz Street Fighter, la Leyenda.




Sin llegar a los límites de vergüenza ajena de la "obra maestra" de Steven E. de Souza, Street Fighter the Legend of Chun Li es mala de solemnidad. Una cinta a la que si le quitamos los nombres y la presencia de un tipo ridículo que intenta parecerse con una máscara y una garra a nuestro paisano Vega, no tendría absolutamente nada, pero nada, que ver con el entretenido videojuego de lucha que tan buenos momentos hizo a pasar a varias generaciones de chavales ávidos por soltar soplamocos virtuales, entre los que me incluyo.




Practicamente ninguno de los personajes de la cinta tiene que ver algo con los que podíamos seleccionar en el videojuego. La película que nos ocupa se reduce entonces a una simple muestra cutre sobre artes marciales en la que una niñata pianista con muy mal pronto decide buscar a su padre que ha sido secuestrado por un mafioso tailandés, que va de guapo y elegante, en Bangkok. Los diálogos son pretendidamente profundos, de ahí que inciten a la carcajada en más de una ocasión. La ¿dirección? de Bartkowiak que en sus obras previas siempre se ha basado en lo único que sabe hacer, viguerías visuales con la cámara (su pasado como director de fotografía lo delata) aquí ni se ven, ya que el hombre está con el piloto automático todo el metraje.




El reparto da pena desde el primer actor hasta el último. El intento de Chris Klein por ir de poli duro, Neal McDonough dando vida a un Mr Bison para olvidar, sobre todo cuando le quieran dar matices en al guión a su personaje. Michael Clarke Duncan es el que más cumple y el que más respeta el origen del videojuego, por que sólo da hostias durante el rato que sale en pantalla. La guapa Kristin Kreuk físicamente da el pego como Chun Li, pero la chica es una negada para interpretar lo que sea, aunque el único aliciente que tiene la cinta es por parte de ella, ya que cansado uno de verla hacer el empalagoso papel de Lana Lang en Smallville se agradece recibirla aquí repartiendo estopa y dando saltos, muchos sin doble, cosa que me ha sorprendido.




Por culpa de la peluca del maestro Gen, los diálogos sonrojantes sobre artes marciales, la escena del remolino de Chun Li resuelta de manera horrible, la innecesaria escena del baile con la otra china, un WTF de campeonato, en la discoteca que sabrá dios que querrá significar, esos cutrísimos Hadouken y de ese caballo en forma de persona humana que interpreta a Vega, Street Fighter, la Leyenda puede conisderarse como una de las peores películas del 2009 y una de las adaptaciones más infieles que se han hecho jamás de un videojuego. En la otra película al menos teníamos a Kylie Minogue, Wes Studi haciendo de Sagat, un Dhalsim científico y con pelo, los impagables (literalmente) Bisondolares y un Vega que a pesar de estar interpretado por un indio navajo, tenia más pinta de español que el tinto de verano, cojones ya.


1 comentario:

  1. Deja de ver pelis de estas me estás empezando a preocupar....

    ResponderEliminar