martes, 1 de noviembre de 2011

La Máscara del Demonio, el gótico italiano según Mario Bava




Título Original La Maschera del Demonio/ The Mask of Satan/Black Sunday (1960)
Director Mario Bava
Guión Ennio de Concini, Mario Serandrei, Mario Bava basado en una historia de Nikolai Gogol
Actores Barbara Steele, John Richardson, Andrea Checchi, Ivo Garrani, Arturo Dominici, Enrico Oliveri, Antonio Pierfederici, Tino Bianchi, Clara Bindi, Mario Passante, Renato Terra, Germana Dominici




Ópera prima en solitario y una de las cumbres del mítico director italiano Mario Bava dentro del género de terror europeo. La Máscara del Demonio marcaría un antes y un después a la hora de entender y abordar el cine de horror en nuestro continente durante décadas y serviría como inspiración a coetaneos o alumnos del mismo cineasta como fueron Umberto Lenzi, Dario Argento, Lucio Fulci o a su propio hijo Lamberto Bava, siempre a años luz de su progenitor, aunque acertando de vez en cuando a la hora de ofrecer films entretenidos.




Durante la Edad Media la inquisición rusa manda ejecutar a una pareja de amantes practicantes de magia negra. A ambos se les coloca una máscara de puas que les queda clavada en pleno rostro. Años después por mediación de unos viajeros de la zona las tumbas de los dos brujos son profanadas dando pie a la resurrección de la pareja de diabólicos hechiceros. A partir de ese momento ambos intentarán llevar a cabo la venganza en cobro de sus prematuras muertes.




Basada en el relato El Viyi del escritor ruso Nikolai Gogol La Máscara del Demonio es un maravilloso cuento gótico de atmósfera inquietante y puesta en escena ejemplar. Mario Bava auna clasicismo (el mismo que utilizaría también el gran Roger Corman para sus adaptaciones de obras literarias de Edgar Allan Poe) con vanguardia cinematográfica, introduciendo en el film un matiz envenenado y mórbido inusual para la época (llegando sorprendentemente incluso a cierto toque gore en ocasiones) parecido al que la Hammer Films aplicaría a muchas de sus producciones.




Mario Bava, que también ejerce como director de fotografía en el largometraje, hace un uso magnífico de la cámara. Regalándonos picados y contrapicados, travellings de una naturaleza descriptiva sorprendente e incluso zooms bien insertados visualmente que acrecientan el tono intrigante de la historia. Mucho del acabado que vemos aquí quedaría en la impronta de Bava a lo largo de los años como se podría ver un poco más tarde en la magnífica Las Tres Caras del Miedo (I Tre Volti de la Paura).




Bava juega con la brujería, los mitos vampíricos, las herencias malditas y los lazos de sangre, con influencias literarias que van desde Allan Poe a Lovecraft. Solapa mensajes eróticos, necrófilos e incluso incestuosos con estilo elegante y ofrece momentos de alto voltaje que si bien hoy día aún inquietan el algunos pasajes, en aquel 1961 de su estreno debió helar la sangre a más de un espectador despistado. Incluso la estética de este film dejaría su huella al otro lado del charco en obras inmediatamente posteriores como La Maldición de la Llorona de Rafael Baledón, la escena de la Llorona sosteniendo a dos mastines está directamente tomada de la obra que nos ocupa, sin lugar a dudas.




Gracias a la presencia siempre magnética de una primeriza Barbara Steele (magnífica la ejecución de la secuencia de envejecimiento y rejuvenecimiento con su heredera) que en aquella época decidió convertirse en musa del terror europeo y americano, una historia sencilla pero llena de dobles lecturas y toxicidad interna y una dirección ejemplar que dio pie al subgénero gótico europeo, La Máscara del Demonio se considera de manera muy justa un clásico del cine de terror y una de las obras más puras e intachables del maestro del horror italiano por excelencia. Su hijo Lamberto en 1989 realizó una especie de remake, pero de eso hablaremos en otro momento para no ensuciar esta entrada, que no lo merece.




No hay comentarios:

Publicar un comentario