viernes, 1 de julio de 2011

Secuestrados, la última casa a la izquierda




Título Original:
Secuestrados (2010)
Director: Migue Ángel Vivas
Guión: Javier García, Miguel Ángel Vivas
Actores: Fernando Cayo, Manuela Vellés, Ana Wagener, Guillermo Barrientos, Ditran Biba, Martijn Kuiper, Xoel Yáñez




Gratísima sorpresa el segundo largometraje en labores de dirección del realizador sevillano Miguel Ángel Vivas. El andaluz al terminar la carrera de Comunicación Audiovisual en Madrid y tras estrenar dos cortometrajes, Tesoro y El Hombre del Saco, ganó un concurso de guiones (auspiciado por Antena 3 si mal no recurdo) que le permitió producir su primera película. Un thriller policiacio llamado Reflejos, que no he podido visionar, pero del que se dijo en su momento que a pesar de su excelente reparto y factura técnica no funcionaba al 100% por problemas de escritura. Supongo que por cierta decepción, Vivas se alejó un poco del mundo del largo y volvió dirigir un bruto e interesante cortometraje portugués llamado I'll See You In My Dreams. La historia de un cazador de muertos vivientes muy deudora del Sam Raimi de la trilogía Evil Dead.




Ya en 2010 y con una pre-producción bastante complicada, consiguió estrenar en el festival de cine fantástico y de terror (aunque cada año que pasa tiene menos de fantasía y horror, pero eso es otra historia) de Sitges su última obra. Una modesta película sobre una banda de Europea del Este, con la acertada inclusión en la misma de un español no dejando cabida a una supuesta ideología racista, que asalta a una familia en su adosado, encerrándolos allí y obligándolos a darles todas la pertenenicas que tengan en su poder con el único fin de que no les hagan daño y así les dejen salir vivos de tan extrema situación.




Hasta aquí todo huele a mil veces visto e incluso a películas más o menos recientes como La Habitación del Pánico de David Fincher. Pero donde Secuestrados despunta bestialmente es en el trabajo mastodóntico y de una meriotira perfección en fondo y forma de su dirección. Hecho inusual no ya para el cine de género patrio, sino para el celuloide español en general. Vivas utiliza espacios cerrados con una inteligencia, una planificación de rodaje y una profesionalidad detrás de la cámara que a veces deja al espectador con la boca abierta.




Secuestrados vendría a ser el resultado cinematográfico de la unión del Michael Haneke de Funny Games con el Gaspar Noé de Irreversible (cinta la que se le hacen dos referencias directas en un par de las escenas más duras del metraje), pero sin la superioridad intelectual del asutriaco ni el afán por escandalizar a cualquier precio del argentino afincado en Francia. Es decir, Vivas utiliza el hiperrealismo y la lucidez para mostrar un ejerecicio más impulsivo que cerebral. Un producto que apela a los miedos más básicos y reconocibles del ser humano. La profanación del propio hogar por unos violentos desconocidos con todo lo que ello conlleva.




Pero volvamos a el trabajo de dirección, que auna magistralmente perfección técnica con acabado artístico. A una puesta en escena que se muestra virtuosa desde su impactante prólogo (aquí el cineasta pone pronto las cartas sobre la mesa, acto que se le agradece), a un rodaje realizado en 12 planos secuencia tan increíbles como poderosamente acabados, con un uso sensacional de la cámara al hombro que nos hace encontrarnos practicamente en la nuca de los personajes y una utilización depalmiana del split screen, se une una magnífica dirección de actores sencillamente excepcional. Con unos Fernando Cayo y Ana Wagener memorables, pero sepultados ambos por una Manuela Vellés que deja directamente al espectador sin respiración




Secuestrados se aleja de nimiedades como el torture porno actual para hablarnos de la realidad, del terror puro, el que es de carne y hueso y puede quitarnos la vida de un tajo sin siquiera pararse a pensarlo. Pero lo que realmente produce verdadero horror es que lo que vemos en pantalla, que a veces llega a ser tremendamete duro, se queda en nada o en muy poco si lo comparamos con lo que verdaderamente sucede en el mundo real cuando tienen lugar este tipo de asedios a inmuebles habitados por personas anónimas que, en el mejor de los casos, quedan traumatizadas de por vida.




Un gran paso para un autor poco conocido y uno mayor aún para nuestro celuloide, que ha pasado practicamente desapercibido por nuestras carteleras y del que seguramente y por desgracia no se acordarán ni en los Goya, ni en el resto de festivales de cine español que tienen lugar en península. Por suerte lejos de nuestras fronteras Secuestrados se ha hecho un buen nombre (ganó el premio a la mejor película en la categoría de terror en el festival de Austin, Texas y también recibió galardón en Bruselas) ya que en el extranjero han sabido ver la calidad de una obra y la profesionalidad de uno de esos directores que aparecen de vez en cuando sin hacer mucho ruido y que son los que me hacen sentir orgulloso de ser un firme defensor de gran parte del cine que se hace en España.



4 comentarios:

  1. Sencillamente sin palabras, aún tengo que digerirla del todo, pero me ha parecido una maravilla. Violenta, inesperada, espectacularmente desgarradora en su final. A ver si el lunes cuelgo algo en el blog sobre ella, que creo que lo merece por el buen sabor de boca que me ha dejado, aunque me sorprendo al ver algunas críticas y puntuaciones que ha recibido. Por suerte difiero bastante con ellas, y coincido algo más contigo, aunque creo que me ha gustado incluso más aún. ;)

    ResponderEliminar
  2. Me alegro mucho, si la comentas en tu blog por allí me pasaré para intercambiar impresiones.

    Pd: Oye, mucho te ha tenido que gustar para que la hayas disfrutado más que yo porque para mí no sólo fue la mejor película española del año pasado, también me pareció una de las más destacadas del 2011, cuidao que estoy mu loco eh XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJA Pues entonces supongo que andamos a la par, creo que es de lo mejor que he visto en lo que va de año. Así haciendo memoria... Sólo Chronicle le anda cerca, sobre todo por la sorpresa que me dio cuando no esperaba nada.

      Te esperaré por mi blog, intentaré estar a la altura del lector. xD ;)

      Eliminar
  3. Nada, nada, tú a tu estilo, que es muy bueno, ya comentaremos.

    ResponderEliminar