domingo, 24 de enero de 2010

United 93, sad wings of destiny



Director: Paul Greengrass (2006)
Guión: Paul Greengrass
Actores: J. J. Johnson, Gary Commock, Polly Adams, Opal Alladin, Nancy McDoniel, Starla Benford, Trish Gates, Simon Poland, Khalid Abdalla, David Alan Basche




Alguien muy sabio dijo (su blog lo tenéis a la derecha entre mis enlaces amigos) que lo mejor de esta película y lo que la hace funcionar es que aún sabiendo el que la visiona cual es el final, hay momentos en los que cree que esa gente salvarán la vida y a fe mía que ese efecto se consigue en esta United 93. Paul Greengrass entre la segunda y tercera entrega del desmemoriado Jason Bourne volvió al hiperrealismo de aquella olvidada joya suya llamada Bloody Sunday y creó esta bestialidad fílmica que está a punto de cruzar la delgada línea entre ficción y documental en muchos momentos de su metraje.




La primera mitad que se centra en los empleados del control aéreo es puro suspense Hitchocockiano solido como una roca con un ritmo frenético pero que confunde al espectador aunque estoy seguro de que este efecto era buscado por el realizador inglés. Pero la segunda parte del film y más en concreto cuando los terroristas dan la cara al resto del pasaje la cinta llega a unos límites desmesurados de fuerza y realismo. La secuencia en la que los talibanes llevan acabo el secuestro del avión es de las más realistas y bestiales que yo he visto en mi vida, ojo, violencia poca y sangre apenas, pero la planificación de esa parte de la cinta es oro puro cinematográficamente hablando.




Otra gran baza (a parte del acertadísimo reparto desconocido que lo da todo delante de la cámara) es la mínima utilización de la música que sólo da la cara hacia el final del metraje de la cinta y que engrandece y llena de emociones ese último plano que pone un nudo en la garganta al espectador. Aquí no hay lugar para heroísmos, sólo seres humanos que tratan de sobrevivir a una situación límite comportándose como animales y si bien es cierto que muchas partes del largometraje están basadas sólo en hipótesis algunas de Munich también lo eran y es una obra maestra del cine cotemporáneo y uno de los mayores logros de Steven Spielberg como cineasta.




United 93 es cine político, cine rabioso, cine necesario y doloroso como una cicatriz que no cura y puede que nunca lo haga. Esta obra es uno de los motivos por los que el cine en muchas y valiosas ocasiones es algo más que una inocente distracción palomitera para echar la tarde en una multisala llena de gente o delante de nuestros televisores. Esta pieza de Paul Greengrass es un puñetazo directo a la cara de nuestra conciencia social llevado a cabo con respeto, profesionalidad y entereza. Una cinta que con el paso de los años será revalorizada como es debido tanto en el plano cinematográfico como en el histórico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada