sábado, 5 de septiembre de 2009

El Fantasma de la Libertad, el anárquico espíritu del loco de Calanda


Director: Luis Buñuel (1975)
Guión: Luis Buñuel y Jean Claude Carièrre
Actores: Michel Piccoli, Jean Rochefort, Michel Lonsdale, Monica Vitti, Adriana Asti, Julien Bertheau, Jean-Claude Brialy, Adolfo Celi, Paul Frankeur, Pierre Maguelon




Posiblemente la etapa francesa de Luis Buñuel , que es sin lugar a dudas, mi director favorito de todos los tiempos, es la que menos me llame la atención de toda su filmografía (cosa que no quita que Belle de Jour sea un obra maestra) pero es en ella en la que el aragonés ataca con más ferocidad a la clase burguesa, de la que muy a su pesar él formaba parte.




El Fantasma de la Libertad, la penúltima cinta del aragonés, no es su mejor obra, pero condensa en sus 104 minutos de metraje la fuerza de sus sencillas imágenes, el lacerante mensaje de su discurso y la inteligente provocación de la que hizo gala desde su primera cinta hasta el mismo día de su muerte como ser humano.




La cinta ataca ferozmente a la iglesia, a las fuerzas de la ley, a los acomodados, a la hipocresía, al doble rasero de los burgueses, a la política, a la sanidad. Hablando sobre temas como la pedofilia, la incultura, el fetichismo, el sadomasoquismo, el incesto, la gerontofilia, pero con elegancia y un humor que bordea lo genial, gracias a una construcción de distintas historias entrelazadas que desbordan surrealismo y absurdez. No extraña que en los créditos del guión aparezca el nombre del gran Jean-Claude Carrière, íntimo amigo de Buñuel y colaborador fijo en su etapa francesa.




A destacar el reparto formado por algunos de los actores franceses con más renombre de la época como Michel Piccoli, Jean Rochefort, Michel Lonsdale, Adriana Asti o Monica Vitti, unos mejor y otros peor, pero muy correctos en conjunto y más de uno dejándose la dignidad en escenas bastante vergonzosas.




Le Fantôme de la Liberté era la cinta favorita del maestro y se nota, porque si bien la película no es del todo satisfactoria, la sombra de ese espectro del que habla el título de la obra, sobrevuela con sus enormes alas todo el metraje de este canto a la libertad en forma de disparo al rostro de la deshumanizada sociedad en la que vivimos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada